Capacitación con juegos: Desenroscarse

Proceso reversible, de lo simple a lo complejo, de lo individual a lo grupal.


Este juego consiste en una acción coordinada entre muchas personas. Será un proceso graduado, en que cada participante es una parte imprescindible para ue todos coordinen.


Posición inicial: Los participantes se colocan en hileras, de a 5 o 6 personas.

Cada uno coloca su brazo derecho, como si fuera una bufanda, por delante y rodeando su cuello. Y, con la mano izquierda, toma la puntita de la bufanda del compañero de la izquierda.




Primer paso: En cada hilera, probarán desenroscarse y enroscarse, uno a uno, como si estuvieran haciendo “la ola”.




Segundo paso: Nos ponemos todos en una gran hilera-ronda. Nos desenroscamos uno a uno. Y luego nos enroscamos, uno a uno. Al enroscar, cada uno facilita al compañero de la izquierda: yo te enrosco a ti. Es importante vivir la experiencia paulatina.




Tercer paso: Ya estamos listos para hacerlo juntos. Todos a la vez nos desenroscamos y luego todos nos enroscamos.



Cuarto paso: Luego de desenroscarnos, damos un paso atrás. Y, antes de enroscarnos damos un paso adelante.


Quinto paso: Desafío “¿Podríamos cambiarnos de lugar y el juego sale impecablemente bien?” Los participantes cambian de lugar en la ronda, de modo de tener a otro cliente y otro proveedor interno.


Reflexión reversible: ¿Qué podemos trabajar con este juego?


1.- Yo y el grupo.

En este juego estoy yo y están los demás.


- ¿Puse la atención en mí o en los demás?

- ¿Miro a mi compañero al que enrosco? (El que yo facilito, mi cliente interno) ¿O el que me enrosca a mí? (El que facilita mi movimiento, mi proveedor interno)


Si la respuesta es “Pude prestar atención a ambos por igual” sigue con el próximo tema.


Si la respuesta es “Presto más atención al otro (o a mí mismo)”… ¿Sucede esto así en la vida cotidiana: te centras en ti, en tu cliente o en tu proveedor?

REVERSIBILIDAD: Esta reflexión estará dentro del eje Adentro-Afuera: balancear cuánto me registro a mí (adentro) y cuánto a los demás (afuera).


2.- El proceso o el resultado.

En este juego hay un resultado: coordinar acciones de tal manera que podamos enroscarnos y desenroscarnos, sin chocar ni trabarnos.


Y también hay un proceso, ir generando pequeños logros, ir puliendo el cómo se hace.


- ¿Presto más atención al logro o al proceso?

- ¿Me apuro? ¿Salteo pasos del proceso con impaciencia?


Si la respuesta es “Puedo disfrutar a ambos por igual” sigue con el próximo tema. Si la respuesta es “Presto más atención al resultado que al proceso (o al revés, al proceso más que al resultado)”… fíjate si esto mismo haces en tu vida cotidiana.


REVERSIBILIDAD: Esta reflexión estará dentro del eje Quietud-Movimiento: balancear cuánto registro el resultado (quietud) y cuánto los procesos (movimiento).


3.- Detalles o global.

Para coordinar las acciones, los participantes comparten cómo se enroscan, cómo se toman de las manos, etc. Comparten esos pequeños datos para uniformarse.


- ¿Presto atención a detalles o los omito? ¿Siento que esos detalles me hacen perder tiempo y me concentro en el objetivo global?


Si la respuesta es “Pude ver los detalles y también el panorama” sigue con el próximo tema. Si la respuesta es “Me pierdo en los detalles (o al revés, los detalles me fastidian)”…fíjate si esto mismo haces en tu vida cotidiana.


REVERSIBILIDAD: Esta reflexión también está dentro del eje Cerca-Lejos: me apoyo en detalles (cerca) o me motiva la vista global (lejos).


4. Más de lo mismo o avancemos.

En este juego hacen falta varias repeticiones para estar seguros de que el movimiento alga coordinado. Sobre todo en el quinto paso, en que cambian de lugar.


¿Disfruto y aquilato las repeticiones? ¿O siento que son “más de los mismo”? ¿Prefiero avanzar ya al próximo paso?


Si la respuesta es “Pude repetir y avanzar con el mismo agrado” sigue con el próximo tema.

Si la respuesta es “Me fastidian las repeticiones, me pongo ansioso… o al revés necesito muchas más repeticiones antes de avanzar”…fíjate si esto mismo haces en tu vida cotidiana.


REVERSIBILIDAD: Esta reflexión también está dentro del eje Quietud-Movimiento: repetir y más de lo mismo es quietud. Y avanzar, sin tantas repeticiones es movimiento.


Este es un juego para un cierre sistémico. La reversibilidad registra al individuo y al grupo. Lo que hace cada uno como contribución al sistema.

​ Últimos posts en el blog 

​© 2019  

Sitio desarrollado por Mauricio Leandro Bertero

  • Instagram
  • Amazon
  • Facebook
  • LinkedIn
  • Twitter